15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://www.boydrice.com 300 0
theme-sticky-logo-alt
theme-logo-alt

El renacimiento de Idlewild, la única vez “Black Las Vegas”

"Cuando llegamos a Idlewild y vimos la luz parpadeante para girar en Idlewild Beach, fue como volver con la familia ”, dice Carlean Gill. “La gente se cuidaba unos a otros y se reían juntos. Realmente fue como un regreso a casa “.

Gill, de 82 años, recuerda la ciudad turística junto al lago Black en Michigan, donde trabajó como corista en las décadas de 1950 y 1960. En su apogeo, Idlewild fue el principal destino para los viajeros negros, un Las Vegas negro, con estrellas de la música y comediantes en ascenso, justo en el medio del municipio rural de Yates..

Todos los fines de semana, visitantes de Detroit, Saginaw y Flint, y de todo el país, se registraban en cabañas de playa, hoteles y más de 50 moteles, la mayoría de los cuales eran propiedad de negros. Durante el día, nadaban, tomaban el sol, navegaban y pescaban. Por la noche, puede tomar una bebida informal en Rosanna’s Tavern, ir a la pista de patinaje o vestirse para la cena y un espectáculo en Purple Palace, El-Morocco, Flamingo o Paradise Club.

Muchos consideraron al Paradise Club de Arthur Braggs como el lugar principal, donde se podía ver a Aretha Franklin, Jackie Wilson, B.B. King, Della Reese o los Four Tops por solo unos pocos dólares. Y si tuvo suerte, podría compartir una copa de Cognac o Coca-Cola con ellos después del espectáculo. Había decenas de moteles, restaurantes e incluso un poco de juego si así lo deseaba. “Incluso tenían un cliché: ‘lo que sucede en Idlewild se queda en Idlewild'”, dice Ronald Stephens, PhD, un profesor de estudios afroamericanos de la Universidad de Purdue que ha escrito dos libros sobre la comunidad.

Las historias sobre el brillo y el glamour de Idlewild de la década de 1950 son seductoras, incluso para los académicos. “Cuando me enteré por primera vez, había idealizado su historia gracias a los artistas, no a los empresarios”, dice Stephens. Pero cuando profundizó, aprendió la larga historia y el significado más profundo de la comunidad..

en la playa en idlewild Un grupo en la playa fuera de la Idlewild Club House (que se muestra arriba) en 1938. Robert Abbott SengstackeGetty Images

Los desarrolladores blancos fundaron Idlewild en 1915, durante la segregación de Jim Crow, e invitaron a personas negras acomodadas del Medio Oeste a visitarlas, de manera similar a las parcelas de tiempo compartido de hoy. “Hay algunos afroamericanos muy acomodados que eran profesionales que estaban comenzando a experimentar la promesa de la movilidad”, dice Stephens. “Y la movilidad significaba libertad”. Pero había pocos lugares seguros a los que ir. Solo el nombre Idlewild evoca un lugar desconocido donde puede relajarse y explorar.

Idlewild atrajo rápidamente a abogados, médicos y educadores negros ricos. Los anuncios en el Chicago Defender y el Cleveland Plain Dealer anunciaban la posibilidad de poseer una parte de este Black Eden. Daniel Hale Williams, un cirujano negro de Chicago que realizó la primera cirugía cardíaca exitosa del mundo, era dueño de una propiedad allí. También lo hicieron Charles Waddell Chestnutt, un destacado novelista y abogado, y Madame C.J. Walker, quien se convirtió en la primera millonaria que se hizo a sí misma en Estados Unidos con su maravilloso cultivador de cabello.. WEB. DuBois era dueño de una casa allí, y se ve disfrutando del agua y caminando por el bosque en fotos históricas.

Victor Green presentó a Idlewild en su primera Guía Verde para conductores negros, el directorio de destinos seguros para viajeros negros, cuando se lanzó en 1936. Después de la Segunda Guerra Mundial, la clientela de Idlewild se expandió a veteranos que regresaban y personas que trabajaban en industrias en auge de posguerra. “Conductores de taxi, trabajadores automotrices, hombres y mujeres, querían una vida de vacaciones y relajación”, dice Stephens. “Era casi como un oasis. No se les permitió ir a otros lugares. Ese era un lugar en el que se sentían seguros y protegidos, donde en cierto sentido podían soltarse el pelo “.

montar a caballo en inactivo Jinetes a caballo en Idlewild. Robert Abbott Sengstacke Getty Images

Hubo cierta tensión entre los varios cientos de residentes durante todo el año y los vacacionistas y los negocios que atendían a los visitantes. Pero todos disfrutaron de los espectáculos del Paradise Club. Los chefs, camareros y camareros fueron seleccionados de los mejores lugares del Medio Oeste. “Todos los que llegaron eran especialistas en lo que hacían”, dice Gill. “No había gente que no se enorgulleciera”.

Durante un espectáculo típico, Lottie the Body hacía bailes exóticos y Jackie Wilson o Etta James podían cantar. “Realmente perfeccionaron y aprendieron su oficio antes de que existiera Motown”, dice Gill. Las Bragettes eran una línea de coro que bailaba estilo can-can con patadas altas con acompañamiento musical de una banda de 16 integrantes. Gill fue una de las cuatro coristas llamadas Fiesta Dolls. Todo fue muy emocionante para una exreina de belleza de Ferndale, Michigan..

Durante la temporada baja, Braggs llevó su Idlewild Revue de gira con un grupo de 36 personas que incluía un cliente y un coreógrafo. Trabajaron en el Chitlin Circuit, una red de clubes negros que incluía el Apollo en Nueva York y ubicaciones en Chicago, Cleveland y Boston, pero también ingresaron en clubes blancos y ayudaron a inspirar a más personas a visitar Idlewild..

"Era un lugar en el que se sentían seguros y protegidos, donde en cierto sentido podían soltarse el pelo “.

Braggs presionó para que los residentes y las empresas de la ciudad invirtieran en infraestructura, pero sus ideas encontraron resistencia. “Algunos en la comunidad sintieron que ya no necesitaban un Arthur Braggs”, dice Stephens. “Dijeron que Idlewild va a ser Idlewild contigo o sin ti”.

La era dorada de Idlewild terminó rápidamente con la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964. La gente negra podía legalmente ir a otros lugares, y el interés en Idlewild disminuyó. La revista de Braggs dejó de funcionar ese año y compró una granja de caballos..

Hoy, Idlewild sigue vivo como una noción romántica celebrada en la película musical homónima de 2006, con música (y actuación) de OutKast. Todavía hay familias que pasan el verano en el lago, como lo han hecho durante generaciones, y los Idlewilders del Medio Oeste comparten fotografías y recuerdos en línea. Pero Idlewild también está atrayendo a una nueva generación.

La empresaria Denise Bellamy no visitó Idlewild hasta la década de 1990. En una visita temprana, vio una fiesta temática, con personas disfrazadas que se lo pasaban bien bajo carpas coloridas. Eran miembros de los cinco clubes nacionales de Idlewilders que salpican el Medio Oeste. “Tenía tantas ganas de ser parte de eso, y lo era”, dice Bellamy..

Bellamy abrió una tienda de conveniencia que vendía de todo, desde vino hasta extensiones de cabello, y se mudó a Idlewild. Allí, se hizo amiga del pilar de la ciudad Mary Ellen Wilson, cuyo apellido está en muchas calles, y heredó la casa de Wilson frente al lago. “Ella me enseñó a conducir un barco”, dice Bellamy. “Ella era una joya”. Bellamy vendió su negocio hace unos años, pero todavía está trabajando para preservar la calidad de vida de los propietarios frente al lago y alentar la inversión en la comunidad. “Todavía no es Martha’s Vineyard, pero es un lugar al que la gente de color puede ir y es un entorno seguro en las zonas rurales de Estados Unidos”, dice Bellamy..

"Es necesario volver a los lugares que una vez tuvimos “.

Tinisha Brugnone, una cineasta de Detroit, nunca había visitado Idlewild antes de 2019. Pero en un fin de semana de festival de música, se enamoró del lugar e hizo un cortometraje documental. Su pequeña proyección de películas afrocéntricas se disparó y terminó lanzando el Festival Internacional de Cine Idlewild en 2019. El festival al aire libre atrajo películas de Corea e Italia, y 300 personas que compartieron el ambiente de Woodstock. A medida que disminuyan los casos de COVID-19, espera repetirlo en 2021. “Me gustaría que fuera el Black Sundance”, dice. “A mucha gente le gusta vivir en el pasado”, dice Brugnone. “Lo que es realmente intrigante es lo que puede ser ahora”.

Muchos años después del fin de la segregación legal, Stephens dice que hay una razón convincente por la que dos proyectos de televisión de Idlewild están en proceso, y por qué Idlewild es tan encantador como Wakanda..

“Si eres afroamericano, ya sea que estés en tu auto un miércoles en Atlanta, Georgia, te pueden disparar y matar o si estás haciendo jogging en un vecindario de blancos, te pueden disparar y matar”, dice Stephens. “Creo que más afroamericanos se están dando cuenta de la necesidad de regresar a los lugares que alguna vez tuvimos”.

Esta historia es parte de una serie continua sobre vecindarios negros de importancia histórica en los EE. UU..

Sigue House Beautiful en Instagram.

Maria C. Hunt es una periodista que vive en Oakland, donde escribe sobre diseño, comida, vino y bienestar. Síguela en instagram @thebubblygirl.

Este contenido es creado y mantenido por un tercero y se importa a esta página para ayudar a los usuarios a proporcionar sus direcciones de correo electrónico. Es posible que pueda encontrar más información sobre este y contenido similar en piano.io >

Previous Post
Matt Damon’ın karantinada kaldığı lüks Airbnb’nin içinde
Next Post
H&M Home ahora vende marcas externas de artículos para el hogar en su sitio web